Algo de reflexión sobre los editores de contenido para cursos (1ª parte)

Básicamente las preguntas son: ¿Usamos una herramienta enfocada al eLearning o usamos una herramienta adhoc de diseño web? ¿usamos una gratuita o de pago por licencia? ¿queremos que el diseño predomine sobre el texto o al revés?

Sin duda, cualquier respuesta puede ser buena, pero voy a exponer cual es mi historia:

  • En los orígenes de los tiempos (allá por el 98) yo usaba DreamWeaver para generar los materiales de los cursos. Era un abanico enorme de posibilidades el que tenía delante de mi. Básicamente tenía todas las opciones posibles sin límite de complejidad. El problema era ese, la complejidad. DreamWeaver no era (es) una herramienta fácil para novatos, lo cual hace necesario contar con buenos conocedores de la solución que explotan las mismas de forma que podemos alcanzar niveles (cualquier nivel) de sofisticación enormes. Pero la tradición es la tradición y sigue siendo una herramienta muy usada por los proveedores.
  • Allá por el 2001, decidí usar una herramienta (CourseGenie) que convertía documentos de Word en formato HTML y los generaba en IMS, SCORM y HTML. Además, añadía un montón de elementos de diseño y de interacción muy interesantes. Sólo debías generar bien el Word y en cuestión de segundos tenías el resultado en formato HTML en tu plataforma. CourseGenie, después Wimba Create y después Blackboard Create, me acompañó hasta el 2012. DEP (Descanse en Paz).

Durante este camino no pocos fueron los ejemplos de cursos que me encontré en los que se mostraba la fuerza del PowerPoint o la fuerza del Flash. Mientras que mis contenidos generados en HTML eran fácilmente actualizados, los contenidos generados mediante Macromedia Flash o Adobe Flash (mas recientemente) eran cursos enlatados y difícilmente actualizados. Os recuerdo que un contenido en Flash suele estar cautivo de quien lo ha generado.

Pero... siempre existieron herramientas de autor que, enfocadas al eLearning, generaban el contenido en Flash (gratuitas y de pago). Intereante ¿o no?

Finalmente el Flash está "olvidado" y es el HTML5 el que ocupa su lugar ¿qué pasa con mis contenidos? Probablemente nada... que los tendrás que volver a crear con otra herramienta. Muchas dificultades.

Pero ¿porqué tanta obsesión por las animaciones? Yo tengo una teoría... en muchas ocasiones quien contrata un curso cree que los que lo reciben son niños y se enganchan al curso por su vistosidad y no tanto por su contenido. En este sentido, muchas imágenes y poco texto parece que pueden captar mejor el interés. Pero ¿a cambio de qué? Yo siempre digo... a cambio de que un curso de 200 horas tenga 1000 diapositivas con animaciones, en cada una de las cuales hay una ínfima parte de formación. Ejemplo, enseñemos Derecho Romano con diapositivas y animaciones.

Y ahí entramos en la "moda" de crear cursos breves... de 5 horas o poco más, con un buen número de diapositivas pero no tanto como para aburrir al personal. Lógico, si predomina el diseño, el resultado será caro y el volumen de "páginas" será moderado (suficiente para no aburrir y tratar de garantizar el éxito). Toda una filosofía que aun sigue presente en muchos cursos de proveedores.

Los cursos largos... con un PDF bien maquetado basta ¿o no es así?

Estoy escribiendo y pienso que esto va a dar mucho carrete... seguiremos reflexionando mas adelante.

Escribe un comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.